El turismo sigue tirando de la economía en Tenerife. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, presentó recientemente los datos de 2015 que ha supuesto para la Isla unos ingresos de 4.046 millones de euros, un 6,6  por ciento más que el año anterior, lo que afianza su posición hegemónica como sector clave de la economía de la Isla. La buena  evolución del turismo, que cerró 2015 con la cifra más alta de alojados de los últimos siete años (5.186.488 visitantes que suponen un incremento del 0,7 %), ha favorecido estos resultados.

Alonso, junto al consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, ha calificado los datos como “muy buenos”, destacando como ejes prioritarios la mejora de la calidad, la conectividad y el empleo.

Para el presidente del Cabildo el modelo de crecimiento de Tenerife se basa en la calidad de su oferta y esta repercute en la creación de nuevos puestos de trabajo en el sector, donde se ha registrado la cifra de empleo más alta desde 2008.

Por su parte, el consejero Alberto Bernabé ha analizado las principales variables turísticas del año, “un ejercicio en el que crece el mercado español y que registra cierta estabilidad de los emisores

Conectividad

Bernabé ha destacado que “el 93 por ciento del turismo que visitó Tenerife en 2015 voló a la isla sin escalas, frente a un 86,5 por ciento que lo hacía en 2010”.

En 2015 Tenerife mantuvo conexiones directas con 27 países (25 europeos y 2 africanos), operando en ellos 157 rutas aéreas y 77 compañías.  Además, la Isla abre dos mercados regulares que ya operaba en charter: Hungría (3.804 plazas de llegada) e Islandia (10.090 plazas llegada).

En 2015 la apertura de nuevas rutas y nuevos operadores en conexiones ya existentes han supuesto la entrada en el mercado de un total de 170.131 plazas de llegada a la Isla, de las que 102.140 plazas de llegada se abrieron por TFS y 67.991 a través de TFN.

Gasto y rentabilidad

La renta media familiar anual del turista que visitó Tenerife el año pasado se sitúa en 55.675 euros, un 5,1 por ciento más que el año anterior, aunque el 24 por ciento de los visitantes superan los 66.000 euros al año.

En cuanto al gasto turístico, se sitúa en 2015 en 1.125 euros por persona, un 5,8 por ciento más que el año anterior. Esta cantidad supone la cifra más alta desde que comenzó la crisis económica en el año 2008.