El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, vincula la competitividad de Tenerife con la mejora de la capacitación de los jóvenes. Así lo manifestó ayer [martes 27] en un acto celebrado en la sede del Consejo Escolar de Canarias organizado por Tribuna Fórum, en el que desgranó los principales objetivos del programa Tenerife 2030 que promueve el Cabildo.
“Creatividad, innovación, sostenibilidad y emprendimiento son los cuatro ejes sobre los que se sustenta este programa que coordina acciones dirigidas a la capacitación de nuestros jóvenes a través de acciones que van desde las becas de estudios en distintos ámbitos a la inmersión lingüística, el deporte, la cultura, el emprendimiento o la educación ambiental”, explica el presidente insular.
En materia de educación, Carlos Alonso se refirió especialmente a las becas de inmersión lingüística, con el compromiso de llegar al millar de ellas en cuatro años para que alumnos de Secundaria puedan cursar un trimestre en el extranjero. “También queremos reforzar el conocimiento de idiomas de alumnos universitarios y, paralelamente, mejorar la formación práctica de los alumnos de Formación Profesional con más becas de movilidad hasta llegar a las 500 anuales”.
Por otro lado, el presidente de la Corporación insular explicó que el Cabildo y la Consejería de Educación y Universidades han suscrito un acuerdo para desarrollar más de 200 actividades extraescolares durante este curso con el objetivo de mejorar la formación del alumnado en materia medioambiental, cultural, deportiva y de nuevas tecnologías.
Reforzar la relación entre la Universidad y las empresas para garantizar la transferencia del conocimiento o la introducción en la Isla de nuevos grados de formación dual son algunas de las propuestas que desgranó el presidente durante la conferencia, en la que también analizó otras iniciativas incluidas en Tenerife 2030 como el apoyo a la práctica del deporte, especialmente del deporte base, o a la cultura.
Por último, el presidente del Cabildo incidió en proyectos relacionados con la innovación. “Hasta este momento nos hemos centrado en las infraestructuras y ahora hay que conseguir que trabajar en el contenido de esos proyectos”, explicó Carlos Alonso, quien también destacó la creación de una oficina que sirva de conexión con el Parque Científico y Tecnológico de Tenerife de forma que los universitarios puedan elaborar su proyecto fin de grado vinculado a necesidades reales de las empresas y, por otro lado, aumentar la capacidad que tiene la Universidad de general valor, economía y empleo cualificado.